Útero Septado

El Útero Tabicado, también conocido como Útero Septo, es una de las malformaciones uterinas más frecuentes, suponiendo en torno al 33% de éstas. Consiste en que el útero se encuentra dividido en 2 cavidades, separadas por una especie de “tabique”, de ahí su nombre.

Aunque el útero tabicado puede ser motivo de infertilidad, provoca el mayor número de incidencias en abortos espontáneos, partos prematuros, muerte fetal, cesáreas, etc. Esto es debido a que, en numerosas ocasiones, las dimensiones de las cavidades en las que se divide el útero son tan reducidas que el feto no tiene espacio suficiente para desarrollarse. O también puede ocurrir que la placenta se implante en un tabique con una irrigación tan pobre que no será posible llevar un embarazo a término.

Cómo se forma el Útero Tabicado

El tabique se forma durante el desarrollo embrionario. En esta etapa, los llamados conductos Mullerianos se unen para formar el conjunto compuesto por el útero, las trompas de Falopio y la parte superior de la vagina. Un fallo en la fusión de dichos conductos provoca las malformaciones en el útero: por ejemplo, el útero tabicado, el útero bidelfo (2 hemi-úteros), etc.

Diagnóstico y operación

El diagnóstico se realiza por histerosalpingografía (HSG), aunque si se quiere diagnosticar con mayor precisión es necesario efectuar una laparoscopia, resonancia o ultrasonidos.

En cuanto a la operación para la corrección, ésta se denomina resección histeroscópica y se recomienda únicamente si, tras la extirpación del tabique, el útero adquirirá el tamaño suficiente para poder desarrollar un embarazo con normalidad.

Los resultados son suficientemente esperanzadores. El porcentaje de embarazos a término de mujeres con el útero tabicado está en torno al 5-10%. Para aquellas que se someten a la resección histeroscópica, el porcentaje aumenta significativamente hasta el 80-90%.

Estudio de histerosalpingografía.

Debido a la facilidad y seguridad de la resección histeroscópica del septo uterino, las indicaciones de la metroplastia o exéresis del tabique han aumentado en los últimos años. A dia de hoy no parece haber indicacion cuando se trata simplemente de un hallazgo casual, aunque ya existen autores que la propugnan de manera profiláctica antes de buscar un embarazo. Si esta indicada la cirugía en casos de mujeres con al menos una perdida gestacional (aborto o parto prematuro), casos de dismenorrea, edad avanzada o sangrado intermenstrual. Se ha demostrado que en mujeres con aborto de repetición (más de 3) existe una reduccion del 88,5% al 5,9% de tasa de aborto tras la realización de la cirugía.

Recomendación

Apesar de no ser muy común se recomienda asistir a consulta ginecológica antes de decidir tener bebés para conocer el estado actual del interior de la mujer y poder avanzar sin miedo a un impedimento o percance.

 

Fuetes de información:

  • www.papaenapuros.com
  • www.histeroscopia.es

Aborto espontáneo

Un aborto espontáneo es cuando un embrión o feto muere antes de la semana 20 de embarazo. El aborto espontáneo generalmente ocurre temprano en tu embarazo- entre 8 y 10 abortos espontáneos ocurren durante los primeros tres meses. Muchas personas experimentan este tipo de pérdida del embarazo. De hecho, entre el 10 y el 20% de los embarazos terminan en abortos espontáneos.

Un aborto espontáneo también se puede denominar “aborto natural”.  Otros términos para referirse a una pérdida temprana en el embarazo son:

  • Aborto consumado: todos los productos (tejidos) de la concepción salen del cuerpo.
  • Aborto incompleto: solo algunos de los productos de la concepción salen del cuerpo.
  • Aborto inevitable: no se pueden detener los síntomas y se presenta el aborto espontáneo.
  • Aborto infectado (séptico): el revestimiento del vientre (útero) y cualquier producto restante de la concepción resultan infectados.
  • Aborto retenido: el embarazo se pierde y los productos de la concepción no salen del cuerpo.

Razones
La causa más común de aborto espontáneo es la muerte del feto debida a malformaciones genéticas o congénitas que hacen inviable su desarrollo. También está frecuentemente relacionado con anomalías del aparato reproductor de la mujer, como cuello uterino incompetente.

Otras causas posibles de aborto espontáneo son:

  • Problemas hormonales.
  • Infección.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Enfermedades graves de la madre, como diabetes, problemas renales, hepatitis, SIDA.
  • Consumo de alcohol o drogas.
  • Traumatismos graves.

El riesgo de aborto espontáneo es más alto:

  • En mujeres de mayor edad. El riesgo se incrementa después de los 30 años, se vuelve mucho más grave entre los 35 a los 40 años, y es mayor después de los 40.
  • En mujeres que hayan tenido abortos espontáneos antes.

Señales de posible aborto espontáneo
Si usted experimenta alguno o todos estos síntomas, es importante ponerse en contacto con el médico o un centro médico para evaluar si podría estar teniendo un aborto espontáneo:

  • Leve a severo dolor de espalda (a menudo peor que los cólicos menstruales normales)
  • Pérdida de peso
  • Moco blanco y rosa
  • Los verdaderos contracciones (muy dolorosos sucediendo cada 5-20 minutos)
  • Sangrado marrón o rojo brillante con o sin calambres (20-30% de todos los embarazos puede experimentar algo de sangrado temprano en el embarazo, con alrededor de 50% de estos resultando en embarazos normales)
  • Tejido con material como coágulos que pasan por la vagina
  • Disminución repentina en los signos de embarazo

Tratamiento
El objetivo principal del tratamiento durante o después de un aborto espontáneo es para prevenir la hemorragia y/o una infección. Entre más temprano está en el embarazo, es más probable que su cuerpo va a expulsar todo el tejido fetal por sí mismo y no requieren más procedimientos médicos.

Para prevenir un aborto espontáneo se recomienda tener una vida saludable comiendo equilibradamente, hacer ejercicio y tomar ácido fólico, así como acudir a revisión constante para monitorear el avance del embarazo.

Fuentes:

  • http://www.webconsultas.com
  • www.plannedparenthood.org
  • medlineplus.gov

Causas de muerte fetal

La muerte fetal es una de las situaciones más desconcertantes para el médico, la paciente embarazada y su familia, ya que sus causas son múltiples y a veces desconocidas, así como sus factores contribuyentes.

Lo que se denominda “muerte en útero” es el nacimiento de un bebé que nace sin signos de vida después de las 24 semanas de embarazo. El bebé puede haber muerto durante el embarazo (a esto se le llama muerte intrauterina), durante la labor de parto o durante el nacimiento.

La causas muchas veces son difíciles de determinar, y en ocasiones son más de una las que pueden contribuir a la muerte del bebé.

Las causas más comunes son :

  • Defectos de nacimiento. Alrededor de un 15-20% de los bebés nacidos muertos tienen uno o más defectos de nacimiento.
  • Problemas de placenta. Los problemas de placenta causan alrededor del 25% de los nacidos muertos. Uno de los problemas más comunes es el desprendimiento de placenta, lo que puede hacer que el feto muera por falta de oxígeno.
  • Crecimiento fetal pobre. Alrededor del 40% de los bebés nacidos muertos tienen un bajo crecimiento.
  • Infecciones. Las infecciones pueden afectar a la madre, al feto o a la placenta, y son las responsables de alrededor del 10-25% de los mortinatos. Algunas infecciones pueden que no causen síntomas en la embarazada, como algunas infecciones genitales y urinarias, y pueden causar complicaciones graves como la muerte fetal o un parto prematuro.
  • Problemas de salud crónicos de la mujer como la hipertensión, la diabetes, enfermedades renales o trombofilias.
  • Problemas con el cordón umbilical como la formación de un nudo o una insercción anormal del cordón en la placenta.
  • Traumatismos como los accidentes de tráfico.
  • Gestaciones prolongadas de más de 42 semanas.
  • Incompatibilidad de Rh entre la sangre de la madre y del bebé.
  • Falta de oxígeno durante el parto.

Aunque se trata de un momento muy duro para cualquier padre, después del nacimiento de un feto sin vida es recomendable realizar un examen de la placenta y una autopsia fetal para entender la causa de la muerte, ya que esto podría ser muy beneficioso en un futuro embarazo.

Factores de riesgo asociados con muerte fetal. 

  • Edad materna mayor de 35 años.
  • Obesidad materna.
  • Embarazo múltiple.
  • Ascendencia afroamericana. Lamentablemente se ha comprobado que las mamás afroamericanas tienden a ser más proponesas de que su bebé tenga una muerte fetal.

¿Qué se hace si se detecta muerte fetal?

Cuando el bebé muere en el útero, la triste realidad es que la madre todavía tiene que continuar con el proceso del parto y los doctores le dirán lo que es mejor para su salud.

Aunque lo ideal es proceder de inmediato a inducir el parto, la pareja puede tomarse su tiempo y decidir cuándo desean dar a luz al feto muerto. En la mayoría de los casos, el parto comienza naturalmente antes de transcurridas dos semanas desde el fallecimiento del feto y la pareja puede decidir si espera a que el parto comience en forma natural.

Es necesario tener toda la información presente en el momento que se decide traer un  hijo más al mundo, así como acudir a un monitoreo del avance que se va teniendo en el embarazo para evaluar la salud del bebé y de la mamá.

Acude a CAGYR, te esperamos.

Fuentes:
www.infogen.org.mx
www.salud-1.com

La mejor edad para ser mamá

Hablando biológicamente, la mejor edad para embarazarse y convertirse en madre es a los 25 años o extendiendo el margen, entre los 20 y los 30 años se dan en la mujer las condiciones más favorables para concebir, engendrar y parir un hijo.

Los óvulos, al igual que el resto de células del cuerpo, también envejecen, haciendo que las probabilidades de quedarse embarazada vayan disminuyendo con la edad. Una mujer de unos 20 años que esté tratando de quedarse embarazada en sus días fértiles tiene un 25% de probabilidades de conseguirlo, a partir de los 30 años tiene un 15%, a partir de los 35 descienden las posibilidades a un 8%, mientras que a partir de los 38 años, sólo hay un 3% de chance.

Con los años los óvulos envejecen, haciendo más difícil que la mujer se quede embarazada y aumentando los riesgos para la salud de la madre o del bebé (aborto, el niño puede nacer con algún problema). También los nueve meses de gestación pueden tener más incidencia en el organismo. El embarazo para el organismo es una sobrecarga. Se sobrecarga el hígado, páncreas…Y a partir de los 40 esa sobrecarga es mayor para los órganos. De ahí que sea más frecuente en esa edad sufrir diabetes gestacional, hipertensión.

– A más edad, más probabilidad de sufrir un aborto o parto prematuro.

Si bien es cierto que se registra un discreto incremento de prematuros y abortos (2-3%), éste no tiene suficiente relevancia como para contraindicar el embarazo a partir de una cierta edad.

– A más edad, más riesgo para la madre.

Es normal que la salud se deteriore con la edad debido al envejecimiento natural y la predisposición genética, por lo que someterse a una situación de estrés para el cuerpo como es el embarazo puede tener un mayor efecto a más edad, es decir, el embarazo no empeora la salud pero puede acelerar el desarrollo de patologías para las cuales la madre ya estaba predispuesta. Por lo tanto, cuidar la salud tanto antes como durante el embarazo es lo más importante de cara a prevenir cualquier problema. En este caso, la edad es un factor estadístico pero no es el único.

– A más edad, más probabilidad de malformaciones o anomalías cromosómicas en el feto.

Históricamente, se consideraba que la edad a partir de la cual el riesgo de malformación o anomalía genética aumentaba eran los 35, pero esta edad es tan solo un límite arbitrario establecido en base a las estadísticas de la época, por lo que no debe tomarse como referente. De la misma manera que con el aborto o la prematuridad, el riesgo aumenta con la edad pero sigue siendo mínimo; en embarazos a los 25 años el riesgo de síndrome de Down es de 1 entre 1000, mientras que en embarazos a los 40 hablamos de 20 entre mil, de manera que hay un aumento pero la probabilidad se mantiene en un 2%. Por otro lado, hoy en día ya existen gran cantidad de pruebas (como el test no invasivo) para la detección precoz de estas anomalías.

Cuando decidas que es momento de embarazarte, acude con tu ginecólogo para saber que todas las condiciones son favorables y predecir si existirá la presencia de algún factor que pueda resultar anormal.
Acude a CAGYR, donde monitoreamos tu embarazo desde antes de concebirlo.

El desarrollo de tu bebé en el embarazo

Tu bebé en el embarazo pasa por una increíble evolución. Conoce mes con mes el proceso de desarrollo mientras espera el momento anhelado de su nacimiento.

1 Tras la fecundación del óvulo por el espermatozoide, las células empiezan a dividirse y a multiplicarse. El huevo llega al útero y se implanta en la cavidad uterina. El cigoto que se ha formado con la información genética de las células de los padres sigue multiplicándose hasta formar un embrión. Éste va adquiriendo poco a poco el aspecto de un disco. Se forma el tubo neuronal y comienza a apreciarse una extremidad abultada: la cabeza.

 

2        En esta importante etapa del embarazo, se forman todos los sistemas y órganos principales del cuerpo, aunque no se desarrollan completamente. Alrededor de las seis semanas de embarazo, el embrión flota en una burbuja llena de fluido, que se convertirá en el saco amniótico. Paralelamente al desarrollo del bebé, ha crecido el saco vitelino, que se asemeja a un globo que está pegado a él. El saco vitelino tiene la misión de proporcionar al embrión todos los nutrientes que necesita hasta que la placenta esté totalmente desarrollada. La placenta puede empezar a funcionar por sí sola hacia la semana 12 de gestación.

 

3

El embrión se convierte en feto al finalizar el tercer mes de embarazo. Sus formas le identifican ya como un ser humano. Los brazos y las piernas crecen y se endurecen hacia la semana 11 y se definen claramente hacia la semana 13. Los huesos de las manos también se definen y aparecen las uñas.

La cabeza va definiendo su forma redonda, y en la cara los ojos se ubican en su posición definitiva en el centro del rostro, aunque no se abrirán hasta más adelante. Durante el tercer mes, se produce un crecimiento notable de los órganos de los sentidos. Se desarrolla el oido.

El estómago, el hígado, los pulmones, y el páncreas están formados en la semana 12 y los intestinos se colocan dentro del abdomen del feto al final de este tercer mes. Hacia la semana 12, los riñones empiezan a funcionar y el feto orina. También se forman los genitales. Otros órganos no funcionan todavía, pero están formados y pueden distinguirse.

 

4

El tamaño del bebé es pequeño aún, pues en el cuarto mes de embarazo, el bebé comienza su desarrollo, pero se parece ya a un recién nacido porque su cuerpo empieza a crecer proporcionado y su cabeza ya no representa el doble de su cuerpo como en las primeras semanas. En esta importante etapa del embarazo pesa entre 100 y 200 gramos y mide aproximadamente entre 10 cm y 15 cm.

5

Hacia la octava semana de embarazo, el embrión empieza a adquirir un aspecto más humano y sus formas son reconocibles. Se forman las orejas, los tobillos y las muñecas. También se forman y crecen los párpados, pero aún permanecen sellados. Se forman los dedos de las manos y de los pies. Hacia el final del segundo mes de embarazo, el feto ya se ve más como una personita, mide 4 cm y pesa 5 gr.

Algunos órganos tan importantes como el corazón, hacia las 5-6 semanas tiene forma de tubo y empieza a funcionar. El corazón cuenta con cuatro cavidades, late a razón de unos 180 latidos por minuto, que es el doble de la frecuencia de un corazón adulto.

 

6

Ahora puedes sentir que el feto patea fuertemente.La piel de tu abdomen que está creciendo puede empezar a darte comezón.Te puede doler la espalda. Por eso te han recomendado usar zapatos con poco tacón o sin tacón (bajos). El ejercicio puede ayudarte a prevenir los dolores de espalda. No debes mantenerte de pie por largos períodos de tiempo.Tu también puede sentir dolor hacia abajo y al costado del vientre amedida que tu útero se estira.

 

7

Durante este mes de tu embarazo, es importante que sepas que tu bebé ha crecido un poquito más.

El bebé puede abrir y cerrar los ojos, chupar el dedo y llorar. Hace ejercicio pateando y estirándose. El bebé responde a la luz y al sonido. Si naciera ahora, el feto tendría una buena probabilidad de sobrevivir. El bebé ahora mide 40 cm y pesa 1.200 gr.

 

8

A esta altura continúa el crecimiento rápido del cerebro. El bebé ya está demasiado grande para moverse mucho pero puede patear fuerte y darse vuelta. Puedes notar a través de la pared de tu abdomen la forma de un codo o de un talón. Los huesos de la cabeza son suaves y flexibles para que le sea más fácil al bebé pasar por la vagina (el canal del parto). Los pulmones pueden estar todavía inmaduros. Si naciera antes de las 37 semanas, el feto sería prematuro pero tendría excelentes probabilidades de sobrevivir. El feto ahora ya mide 45 cm y pesa 2.500 gr.

 

9

Sigue ganando peso (unos 250 gr.) y adquiere las fuerzas adecuados para venir al mundo. Sus pulmones han madurado y están listos para funcionar por su cuenta. Se siente algo incómodo por el poco espacio que le queda. Por lo tanto tendrá más dificultades para moverse. Busca una posición mejor, normalmente colocándose con la cabeza hacia bajo. Por lo general, descenderá a la pelvis, preparándose para el parto. Pierde la capa que lo recubre y su piel adquiere un color más rosita. Mide alrededor de 50 cm y pesará más o menos de 3 kilos.

Fuente:

  • elbebe.com (https://www.elbebe.com/embarazo/como-es-desarrollo-del-feto-en-cada-mes-del-embarazo-vida-del-embrion)
  • guiainfantil.com (https://www.guiainfantil.com/educacion/desarrollo/durante_la_gestacion.htm)

Cesárea

La cesárea se trata de una intervención quirúrgica la cual tiene como objetivo extraer al bebé que está por nacer y no es posible que salga de manera natural. En la actualidad se utiliza también como método para realizar un nacimiento programado, es decir, se programa una fecha tomando en cuenta un rango estimado de días en los que se tiene contemplado el nacimiento del bebé para llevar a cabo su extracción por medio de la cesárea. Un gran porcentaje de mujeres de hoy en día prefieren este debido a que no necesitan pasar por el arduo esfuerzo que requiere un parto natural.

En los años 700 A.C., la cesárea se practicaba cuando una mujer embarazada fallecía, con el fin de exrtraer al bebé y poder enterrarlos por separado. Al mismo tiempo, pero en rara ocasión se ponía en práctica para salvar la vida del bebé cuando aún se estaba a tiempo y en forma.

Se cree que la palabra “cesárea” proviene del nombre de Julio César, quien se dice que nació de esta manera en el año 100 A. C., sin embargo no se tiene prueba de que esto haya sido realidad.

En Roma se empleaba la explícita frase “a matre caesus” (cortado de su madre) para describir la operación.

La primera cesárea practicada en una paciente viva y en la que se obtuvo un recién nacido vivo fue realizada por Giulio Cesari Aranzio (1530-1589), en 1578, la madre falleció al mes de la operación.

Existen antecedentes de fines de 1700 y comienzos de 1800 de operaciones cesáreas realizadas en casos de partos dificultosos con el objeto de intentar salvar las vidas de madre e hijo. Las tasas de éxito eran extremadamente bajas.

En 1751 se halla documentación escrita que apunta que la cesárea debía realizarse en mujeres cuyo parto vaginal fuera imposible, indicando que ésta era una oportunidad de salvar vidas materna y fetal.

A principios del siglo 20, la cesárea ya era una opción para traer al mundo al bebé, debido a que la mejora en el procedimiento y el avance en los medicamentos, hacían que no surgieran infecciones y las mamás, tanto como los bebés pudieran salir del proceso de parto sin consecuencias o con riegos mortales.

El 5 de marzo de 2000, una mexicana, Inés Ramírez, se hizo la cesárea a sí misma y sobrevivió, así como su hijo. Se cree que ella ha sido la única mujer que se ha practicado la cesárea a sí misma y ha sobrevivido.

Sin dunda, un gran atributo al avance de la salud del cual podeoms gozar y ser testigos de ello.

Miomectomía

Es la intervención quirúrgica que tiene como objetivo extraer los miomas formados en el útero.

La miomectomía deja el útero intacto y por lo tanto es el tratamiento preferido para eliminar los miomas en la mujer que busca tener hijos. La capacidad de lograr el embarazo aumenta con la miomectomía, pero no está garantizada.

En lo que concierne al tratamiento de la fertilidad y la evolución del embarazo, si los miomas son pequeños y no se proyectan hacia el interior de la matriz, o si no producen molestias, se pueden dejar sin tratar. En cambio, si los miomas afectan a la fecundidad, conviene extirparlos mediante una intervención denominada miomectomía.

Puede hacerse de tres maneras: Laparoscópica, Histeroscópica y Abdominal (Cirugía Abierta)

Miomectomía Laparoscópica

La miomectomía laparoscópica permite la extirpación de los miomas mediante pequeñas incisiones en el abdomen. En un primer paso se le insufla aire, de manera que creamos un espacio mayor (como un globo). Después se practican una o más incisiones de aproximadamente 1 cm para poder introducir los instrumentos.

Miomectomía Histeroscópica

Puede realizarse con acceso histeroscópico; la miomectomía histeroscópica se practica en el ámbito ambulatorio y sirve para eliminar miomas pequeños de la cavidad uterina (submucosos).

Los miomas que se proyectan en más de un 50% pueden extirparse a través del cérvix con un resectoscopio, un histeroscopio provisto de un asa cortante que se hace pasar por el histeroscopio hasta el interior del útero y que sirve para eliminar de raíz el mioma de la pared uterina, mediante energía eléctrica de alta frecuencia que coagula o corta el tejido.

Miomectomía Abdominal (Cirugía abierta)

Este tipo de miomectomía abdominal consiste en la extracción de los miomas mediante cirugía clásica. En el caso de que ninguna técnica menos agresiva pueda ser utilizada, hay que practicar una incisión más grande en el abdomen.

Dependiendo del tamaño o de la situación de los miomas, esta incisión puede ser de tipo phannenstiel (como una cesárea) o una incisión media. De todas formas, cada vez es mayor la tendencia a utilizar incisiones menos amplias, intentando disminuir el impacto de nuestra acción en el organismo.

Donde antes se practicaban cortes de 15 cm a 20 cm, ahora realizamos la miomectomía con incisiones de menos de 5 cm y conseguimos mejores resultados.

La operación requiere de 2 a 3 días de hospitalización.

En la miomectomía abdominal se extirpan todos los miomas observables y se reconstruye el útero. Es frecuente asimismo teñir el cuello uterino con azul de metileno para verificar que las trompas son permeables antes de proceder a la miomectomía.

Comunícate a nuestros teléfonos y podemos ayudarte en desaparecer si padeces de miomas con la intervención quirúrgica que mejor se adapte a tu caso.

Te esperamos con gusto para poder hacer realidad tu sueño de mamá.

Eclipse en el embarazo

El eclipse solar ocurrido el lunes pasado fue una noticia que emocionó a muchos de manera masvia al rededor del mundo, aunque por otro lado, se presento miedo, frustración y muchas dudas en aquellas mujeres que hoy en día cursan un embarazo; debido a la creencia de varios mitos que describen a este fenómeno natural como peligro a la salud del bebé que esté dentro del vientre al igual que la de su mamá.

Una de las creencias aztecas es que los eclipses sucedían porque el sol mordía a la luna, o viceversa, por lo que si una mujer embarazada se exponía durante este fenómeno, posiblemente su hijo naciera con alguna malformación o defecto. Conforme el paso del tiempo, este mito se fue modificando, al grado de pensarse que los eclipses pueden causar labio leporino en los bebés.

Según la NASA, un eclipse solar “es un fenómeno en el que la luna pasa entre el sol y la tierra y bloquea todo o parte del sol durante unas tres horas, desde el principio hasta el final, según se ve desde una ubicación determinada”.

Según la opiniones de doctores comentan que “Todo en el cosmos tiene algún efecto sobre los seres humanos. Los rayos emitidos en el momento de un eclipse solar tienen energía negativa y por lo tanto un efecto negativo sobre el feto, ya que estos son muy sensibles a la influencia de la energía iónica en la piel de la madre. “

Pero no debe ser razón para alarmarse, ya que la sabiduría médica puede variar bastante ampliamente de cultura a cultura. La mayoría de los expertos médicos y científicos de los países occidentales sostienen que un eclipse solar no tiene ningún efecto sobre el embarazo.

Actualmente el IMSS, confirma y reitera que ningún eclipse causa daño alguno al bebé ni a su mamá, por lo que se puede estar tranquila y disfrutar de este espectáculo con el debido cuidado de utilizar protección en los ojos, ya que si es un hecho que afecta al ojo humano el verlo directamente, por lo que se recomienda verlo con lentes especiales, a través de un telescopío, pantalla, etc.

 

Pesario

El cuello uterino o cérvix mide en circunstancias normales unos 30 milímetros de largo, pero cuando el embarazo se pone en marcha, se acorta hasta borrarse y después se dilata.

Si el cérvix se acorta durante el embarazo, hay muchas posibilidades de que se produzca un parto prematuro. Por eso para conocer el riesgo de parto pretérmino, el ginecólogo suele medir la longitud del cuello uterino mediante una ecografía transvaginal entre las semanas 18ª y 23ª. Cuando se detecta que la embarazada tiene el cuello uterino corto, le recomienda un tratamiento para intentar prolongar la gestación.

En esta ocasión el método para evitar una parto prematuro es el uso de un Pesario.

Los pesarios son arandelas de silicona que se colocan y retiran a través de la vagina sin intervención quirúrgica que sirven para elevar y dar soporte recolocando el útero, la vagina, la vejiga o el recto cuando cualquiera de ellos ha descendido de su lugar habitual debido a la debilidad de los tejidos y músculos del suelo pélvico.

La colocación de este anillo es muy sencilla y apenas causa molestias a la embarazada. El ginecólogo lo inserta en el cuello uterino a través de la vagina entre las semanas 18ª y 22ª de gestación y lo retira en la 37ª semana, cuando el embarazo llega a término. Este dispositivo no provoca efectos secundarios significativos en la madre ni el feto.

Su uso también se ha demostrado muy eficaz para evitar la incontinencia de esfuerzo ya que al elevar las paredes de la vagina corrigen el ángulo del cuello vesical evitando los escapes de orina al realizar un esfuerzo brusco y repentino como, por ejemplo, cuando realizamos deportes de impacto.

Beneficios del uso de pesarios

  • Retrasa llegando, a veces, a evitar la cirugía del prolapso.
  • Ayuda a evitar el empeoramiento de un prolapso.
  • Reduce el impacto sobre el suelo pélvico al realizar ejercicio.
  • Evita la incontinencia urinaria de esfuerzo al realizar deporte.
  • Facilita la rehabilitación del suelo pélvico cuando existe un prolapso.
  • Ayuda al suelo pélvico en su función de soporte en personas de edad avanzada o con sobrepeso.
  • Es una alternativa muy aceptable en casos de cirugías sin éxito y cuando no se puede realizar la cirugía de prolapso.

Existen multitud de formas y tamaños diseñados específicamente para tratar los síntomas de los diferentes tipos y grados de prolapso, se especifica y se utiliza uno en particular para cada caso.

 

Histerosonografía

La histerosonografía, también conocida como ecografía de infusión salina, utiliza ondas sonoras para producir imágenes de la cavidad uterina endometrial y determinar la presencia de masas o pólipos en el interior de la misma. También se utiliza para visualizar la permeabilidad del extremo intramural de las trompas de Falopio a través de la aplicación de solución salina.

El ultrasonido es seguro y no doloroso. Las imágenes por ultrasonido, también denominadas exploración por ultrasonido o ecografía, involucran el uso de un pequeño transductor (sonda) y un gel para ultrasonido para la exposición del cuerpo a ondas acústicas de alta frecuencia.

La histerosonografía puede evitar intervenciones quirúrgicas innecesarias y puede asegurarnos que los pólipos y miomas submucosos se eliminen en la cirugía.

Es una técnica importante para la evaluación de hemorragias vaginales sin causa, que pueden ser el resultado de anormalidades uterinas tales como:

  • Pólipos
  • Fibroides
  • Atrofia endometrial
  • Adhesiones (o fibrosis) endometriales
  • Lesiones malignas/masas
  • Defectos congénitos

Es mejor realizar la histerosonografía una semana después de la menstruación para evitar el riesgo de infección. En este momento del ciclo menstrual, el endometrio es muy delgado, y podemos determinar si es normal. Sin embargo, la fecha del examen puede variar según los síntomas y sus posibles orígenes. La histerosonografía no debe realizarse durante el embarazo.

El procedimiento dura al rededor de 30 minutos.